La renta variable española arranca la sesión en negativo, después del fuerte recorte de la última sesión. El fuerte retroceso de Wall Street anoche y las caídas del Nikkei esta madrugada llevan al Ibex 35 a ceder un 0,38 por ciento en la apertura hasta los 13.243 puntos. La atención de los inversores la acapara el sector bancario – las nuevas dudas en torno al sector asustan de nuevo- pero no impiden al BBVA salir de compras por China. El euro repunta ligeramente frente al dólar a la espera de un discurso del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en Barcelona y de los próximos indicadores económicos estadounidenses. El cambio euro/dólar se coloca en las 1,5560 unidades, mientras que en el mercado de materias primas, el futuro del crudo ligero estadounidense se paga a 127,40 dólares. El resto de plazas europeas también comienzan el día con números rojos.
No se había ido. El fantasma de la crisis de crédito estaba aletargado, medio dormido y han servido una suerte de noticias negativas para despertarlo y asustar de nuevo a los inversores. La incertidumbre en torno al sector financiero en forma de nuevas victimas de la crisis -como la hipotecaria inglesa Bradford & Bingley o el CEO de Wachovia- ha regresado al primer plano y la rebaja en los ratings de deuda que ha realizado S&P sobre Morgan Stanley, Merrill Lynch y Lehman Brothers han hecho el resto. Una noticia, esta última, que ya parece tener sus efectos: este martes se publica que Lehman Brothers podría presentar sus primeras pérdidas trimestrales y consolidar su base de capital mediante la venta de nuevas acciones por un importe de 3.000 a 4.000 millones de dólares. Y en medio de este panorama para los bancos, el BBVA sale de compras. BBVA sigue apostando por ChinaBBVA no consigue escapar del mal día del sector bancario y cede un 0,9 por ciento, tras anunciar que ha suscrito un nuevo acuerdo con Citic Group para duplicar su participación en el capital de Citic International Financial Holdings (CIFH) hasta aproximadamente el 30 por ciento del capital y en Citic Bank hasta el 10,07 por ciento. La operación supone duplicar su actual posición accionarial en ambas entidades chinas y supondrá una inversión de unos 800 millones de euros. BBVA mantiene, asimismo, una opción de compra para adquirir durante los dos próximos años un porcentaje adicional en Citic Bank, de forma que su participación podría alcanzar hasta el 15 por ciento del capital social. Pero no es la única compañía protagonista de noticias que tienen que ver con China. También miramos Telefónica, que diluirá su actual participación del 7,22 por ciento en China Netcom Group Corp. hasta el 3 por ciento -después de que el operador chino de línea fija se fusione con China Unicom-. La operadora es de los pocos que consigue escapar de los números rojos, al sumar un 0,3 por ciento, al igual que compañías como Cintra (+0, 5 por ciento) o Gamesa (+0,21 por ciento). Pero las protagonistas este martes son los descensos. Mal día para la banca mediana Por el lado de los retrocesos, Iberia es la compañía que comanda el mal tono que arrastra al Ibex 35 en el arranque de la sesión. La aerolínea –que sufre unos elevados precios del combustible- se deja un 1,49 por ciento, seguido de ACS, a la baja un 1,39 por ciento, o Mapfre, que cede un 1,17 por ciento. La compañía recorta terreno, después de que Banesto Bolsa haya revisado a la baja su consejo sobre la aseguradora desde sobreponderar hasta neutral. Entre los pesos pesados, el Santander baja algo más de un 1 por ciento, al igual que Repsol, mientras que Iberdrola descuenta un moderado 0,2 por ciento. Todo en un día en el que sufre la banca mediana y en particular el Popular, un 0,7 por ciento, mientras que Banco Sabadell se deja un 0,32 por ciento, tras publicarse que Axa y Groupama habrían lanzado una oferta por la división de seguros de la entidad y que valorarían en unos 1.500 millones de euros.