Siemens ha comunicado que sus beneficios del segundo trimestre cayeron a 412 millones de euros, desde los 1.259 millones del año pasado, tras recortar en marzo sus previsiones de beneficio en casi 900 millones de euros por la evolución inferior a lo esperado en su negocio de grandes proyectos. El beneficio neto fue algo inferior a los 439 millones de euros esperados por los analistas, mientras que las ventas del segundo trimestre ascendieron a 18.094 millones de euros, algo por encima de los 18.001 millones del año anterior, pero por debajo de los 19.189 millones de euros esperados.