El gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, ha reiterado que el banco central aplicará una política sin ideas preconcebidas, mientras sigue de cerca los riesgos bajistas para la economía. Sus comentarios sugieren que el banco central de Japón seguirá a la expectativa por ahora hasta que se despeje la incertidumbre por las condiciones económicas y de los precios generada por la escalada de las materias primas. La economía japonesa "se está ralentizando debido al aumento de los precios energéticos y de las materias primas (...) y la perspectiva para la economía y los precios cada vez es más incierta", ha señalado Shirakawa ante un comité parlamentario.