Royal Dutch Shell PLC ha propuesto cambios en la política de remuneración de sus ejecutivos, entre ellos una congelación salarial y la vinculación de los incentivos anuales al desarrollo de los proyectos, de acuerdo con una carta enviada a los accionistas con fecha del lunes.