La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell ha obtenido un beneficio neto de 8.667 millones de dólares en el segundo trimestre de 2007, lo que representa un 18 por ciento más que en el año anterior. Los ingresos entre abril y junio del 2007 han sido de 84.900 millones de dólares, un 1,5 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. El resultado por exploración y producción ha alcanzado los 3.301 millones de dólares, un 17 por ciento menos, debido al impacto del menor volumen, de la carga fiscal y de los mayores costes.