El sindicato de pilotos SEPLA ha remitido un comunicado en el que se desvincula de las informaciones recogidas en la prensa acerca de su apoyo a una oferta sobre el capital de Iberia Líneas Aéreas de España por parte de empresarios españoles entre los que figura Francisco Javier Salas, ex presidente de la aerolínea. En su nota, el colectivo afirma que la gestión de Javier Salas 'condujo a la empresa al borde de la quiebra' y que los pilotos se vieron 'obligados a reducir notablemente su retribución salarial' para sacar a flote a la compañía.
El sindicato recuerda que está en pleno proceso electoral para la designación de sus representantes, y que entre los candidatos figura Bernardo Obrador. Y es que Obrador, presidente del sindicato de pilotos de Iberia, dijo ayer que apoyaba plenamente la propuesta de compra de Francisco Javier Salas, José María Castellano, ex consejero delegado del grupo Inditex, y Miguel Zorita, ex vicepresidente en España de la firma auditora Deloitte, un proyecto que garantizaría la 'españolidad' de Iberia. SEPLA indica en el comunicado que desconoce la vinculación que dicha oferta pueda tener con alguno de los candidatos a la renovación de la sección sindical de SEPLA-Iberia, y asegura que tan sólo se preocupa por la 'bondad' de los planes industriales y el impacto de estos sobre el empleo y las condiciones laborales de los pilotos.