Salvo imprevistos el próximo consejo de ministros no aprobará el banco malo, todo parece dispuesto a postergarlo un poco más.

Desde hace tiempo el ministro De Guindos se ha mostrado reacio a su creación, Rato cuando estaba al frente de Bankia se lo pidió por activa y pasiva, pero se negó. Al final las imposiciones del “Memorándum de Entendimiento” para la llegada del dinero de Europa para reflotar las unidades intervenidas por el FROB obligan a su nacimiento.

Se desconoce todavía la forma jurídica, líneas de capital, forma de pago, incluso el abanico de activos tóxicos que se incorporarán, pero desde luego será mayoritariamente activos relacionados con el ladrillo. Y es aquí donde viene la clave a qué precio valorarlo cuando no hay mercado. La experiencia llevada a cabo por Irlanda, donde se valoraron los inmuebles a precios muy exigentes, llevo a la ruina de sus entidades además de al propio Estado al haber garantizado la totalidad de los depósitos bancarios. Por otra parte la experiencia en Alemania, con este tipo de instituciones, llevo a diseñar políticas de reparto de las pérdidas entre los accionistas e inversores de los bancos y el Estado. A mi juicio está será la opción elegida, una valoración relativamente benévola a cambio eso sí de la asunción de las pérdidas por parte de los accionistas, tenedores de productos híbridos y deuda subordinada.

Pues bien es aquí donde nuevamente habrá problemas. Los accionistas de Bankia ya han visto reducido su capital, después de los rebotes, en dos tercios. En cuanto a los titulares de preferentes las pérdidas para el titular podrían rondar el 60% (pérdidas para 4.500 millones emitidos por Bankia, Novagalicia y Catalunya Caixa). Por último y aquí viene un nuevo foco de conflicto tenemos a los titulares de la Deuda Subordinada donde el cálculo es que puede haber unos 8.300 millones de euros distribuidos entre particulares y donde la cifra de pérdidas puede rondar el 40-50%.

El mes de septiembre será nuevamente un mes muy complicado, además de turbulento, para el sector bancario. Por si esto fuera poco el gobierno exigirá un nivel de capital del 9% a todo la banca a partir del 1 de enero, con lo cual los bancos medianos tendrán que cubrir esas necesidades en un contexto adverso.

Por último y una novedad a tener presente es que el FROB podría dar financiación a los adquirientes del negocio, se abre así una puerta para la compra de red bancaria por parte de bancos o entidades extranjeras

Miguel A. Bernal
Profesor del IEB