La firma automovilística española Seat, perteneciente al grupo Volkswagen, cerró los nueve primeros meses del año con unas pérdidas operativas de 228 millones de euros, lo que supone multiplicar por más de siete los 'números rojos' de 30 millones de euros registrados en el mismo período de 2009. El consorcio de Wolfsburg explicó que este empeoramiento de los resultados de la marca de Martorell viene provocado por la "dura situación" del mercado automovilístico español según consta en el informe financiero de Volkswagen correspondiente a los nueve primeros meses de 2009.