La compañía alemana de software de gestión SAP obtuvo un beneficio neto de 627 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un retroceso del 3,5% respecto al mismo periodo de 2008, informó la empresa.

Los resultados de la multinacional reflejan los costes de reestructuración por importe de 165 millones de euros asumidos por SAP por el recorte de 2.800 empleos dentro de su plan para reducir 3.000 puestos de trabajo, el primer recorte de plantilla acometido por la compañía alemana desde su creación en 1972, que supondrá cargas extraordinarias por importe de unos 200 millones de euros en 2009.