El Economista publica hoy que la nueva dirección de Banco Popular ha encargado a un conjunto de bancos entre los que se encuentra Lazard, Societe Generale o JP Morgan una prospección de mercado para valorar la venta de la entidad financiera.

El diario explica que esto “ha animado a las grandes entidades a reactivar sus valoraciones y medir los riesgos de una fusión”. No se trata de una venta urgente o eso es, al menos, lo que explicaba anoche la entidad en un hecho relevante a la CNMV en respuesta a otro artículo publicado el mismo jueves en el que se alertaba de una fuga de depósitos de sus clientes.

Estas noticias parece señalar que el mercado cada vez tiene menos dudas; el futuro de Popular pasa por una venta. Algo que muchos expertos llevaban muchos meses esperando y a lo que su antiguo equipo directivo se había negado en rotundo parece cada día más cerca. Hoy el diario Expansión publica que los candidatos más probables para hacerse con la entidad son Santander y Bankia.

En el artículo dicen que entre los interesados están los cinco grandes cotizados, pero que Santander y Bankia son los que tienen más opciones.

El diario apunta que “todos ellos, aunque lo niegan públicamente, están analizando el banco y dos de ellos, Santander y BBVA, hicieron un acercamiento a Popular antes de la salida de Ángel Ron en diciembre pasado, aunque no avanzaron lo suficiente. Sabadell, que ha tratado de fusionarse con Popular en varias ocasiones, ahora ha desistido de hacerlo porque considera que no tiene pulmón suficiente para asumir los 36.000 millones de euros de activos dañados que contabiliza Popular. CaixaBank, que también se acercó en el pasado a Popular, también muestra ahora un interés evidentemente escaso ante la posibilidad de ser él quien protagonizara la operación”.

Según este artículo BBVA ya llegó a plantear una oferta a 1.25 euros por acción el pasado diciembre, aunque la rebajó tras una due diligence.

De acuerdo con esta información, “Santander es, por tamaño y diversificación, la entidad que tendría menos problemas para integrar Popular y posiblemente la que mayores sinergias podría obtener de una operación de ese calibre, pero tampoco estaría mostrando un interés enorme por hacerse con Popular”.

En opinión del articulista, el negocio de Bankia también se complementaría con el del Popular. Un obstáculo sería que la entidad todavía no ha terminado de devolver las ayudas de su rescate.

Las acciones de Popular siguen imbuidas en una fuerte volatilidad. Si ayer cerraban con caídas de más de un 6%, hoy vuelve a caer hasta la cota de 0,75 euros por acción. Eso sí, en lo que va de mes  el banco sube más de un 20% en bolsa, animada por la llegada del nuevo equipo directivo, y lo que parece una solución definitiva para un banco que lleva ocho años sin levantar cabeza.

Banco Popular