El consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, pronosticó hoy que el banco logrará como mínimo mantener este año el beneficio de casi 9.000 millones de euros que obtuvo el pasado ejercicio, así como la retribución al accionista, a pesar de la difícil coyuntura económica en la que se desenvuelve la entidad. A la pregunta de si el Santander confía en repetir el resultado atribuido de 8.943 millones de 2009, lo que supuso un incremento del 0,7% en relación a 2008, el consejero delegado respondió afirmativamente con una broma. "Cómo mínimo, estaría bueno", dijo.