El banco presidido por Emilio Botín ha reducido un 4,5% su beneficio semestral, hasta los 4.519 millones, y ha superado las previsiones de los analistas que estimaban que sus ganancias se reducirían un 8,5%.
Santander añadió que el margen de intereses subió un 24,2 por ciento a 12.656 millones de euros, frente a previsiones que apuntaban a 12.802,4 millones.

La morosidad del banco al finalizar el semestre se situó en el 2,82 por ciento frente al 2,49 por ciento registrado a finales de marzo.

Habrá ampliación