El grupo constructor Sando cerró 2007 con un beneficio neto de 44,3 millones de euros, un 60% menos que el año anterior, mientras que su deuda se elevó a 1.432,5 millones de euros, acentuada por su programa de adquisiciones y su expansión internacional, según ha informado hoy la empresa.