El consorcio encabezado por Sufi, filial de servicios medioambientales de Sacyr Vallehermoso, y Veolia Propreté se ha adjudicado un contrato en Barcelona de 440 millones de euros. Se trata de un contrato para la construcción y explotación de una planta de tratamiento y valorización energética de residuos en Mataró. Las dos compañías participan en el consorcio con un 38 por ciento cada una. También están presentes en el mismo las tres empresas catalanas de construcción Suris, Tau Icesa y Proinosa, con un 19 por ciento, y la alemana BKW, con un 5 por ciento.