La renta variable española afronta la tercera sesión del año y lo hace con la misma tónica: con descensos. El Ibex 35 cede un 0,4 por ciento y deja atrás nuevas cotas de referencia, para colocarse en los 14.794 puntos. Los inversores permanecen cautos a la espera del importante dato que se va a conocer esta tarde en EE.UU: el desempleo del mes de diciembre. La prudencia se extiende también al resto de plazas europeas - que despiertan con tendencia dispar-, mientras que la moneda única defiende la marca de los 1,47 dólares y el futuro del crudo ligero estadounidense alcanza los 99,19 dólares.
La bolsa española prosigue su andadura en negativo por las sesiones de 2008 y arranca otro día con descensos. Los altos niveles del precio del crudo –que ha superado los 100 dólares tras la caída de las reservas semanales de petróleo en EE.UU- y el temor a que las cifras de este país comiencen a dar síntomas de ralentización o incluso de recesión, propician las ventas. Por lo pronto este viernes se esperan los datos de empleo estadounidense de diciembre, que pueden ser vitales a la hora de anticipar el posible comportamiento que tendrán los consumidores a corto plazo. Los economistas esperan una creación de 70.000 empleos en ese mes, después frente a los 94.000 puestos de trabajo de noviembre. Y la caída del 4 por ciento del Nikkei Japonés en su primera “toma de contacto” al ejercicio bursátil –sólo ha abierto media jornada- resulta cuanto menos alentadora. Con todas estas referencias de fondo, los inversores españoles ponen su mirada de nuevo, con recelo, en el sector inmobiliario-constructor, donde Colonial, tras unos primeros momentos en negativo rebota un abultado 4 por ciento. Pero no sólo esta compañía es noticia, también Sacyr Vallehermoso tras dispararse al cierre de la última jornada un 6,7 por ciento, pese a mostrar fuertes ventas durante toda la sesión. Algunos analistas señalan que se vieron muchas operaciones intermediadas por el BBVA en el momento de la subasta de cierre. Este viernes la compañía se desploma un 6,7 por ciento, hasta los 25,11 euros. Compañías como Abertis o Acciona bajan más de un 1,7 por ciento, en una jornada negativa para Inditex, que sufre descensos del 2,6 por ciento. Repsol se desmarca al alza entre los grandes En el grupo de los pesos pesados, las ventas se imponen de forma prácticamente generalizada. Telefónica suma un 0,37 por ciento, al igual que el BBVA, mientras que el Santander, que ha anunciado a sus empleados que superará el objetivo de 8.000 millones de euros de beneficio neto en 2007, se deja un 0,48 por ciento. Pero la excepción la pone la petrolera Repsol, a la que se la sentado muy bien el cambio del año, la venta de parte de su participación en YPF y el repunte del precio del crudo. Además, se ha conocido que la petrolera hispano argentina y su filial Andina invertirán 292 millones de dólares en Bolivia este año, seguidas de la brasileña Petrobras y su subsidiaria Pesa que prevén 263 millones de dólares. Las acciones de Repsol suman un 0,4 por ciento, pero no lideran las alzas del selectivo. Este puesto lo ocupa Acerinox, con una revalorización en los primeros compases del día del 2,25 por ciento. La siderúrgica se ve animada por el hecho de que la empresaria española Alicia Koplowitz haya elevado su participación en la compañía del 11,11 por ciento que tenía a finales de diciembre hasta el 13,28 por ciento.