Banco Sabadell y CaixaBank, protagonizan dos de las tres mayores subidas del Ibex 35 en lo que va de año, en ambos casos superiores al 10%, después de que cerrasen el pasado ejercicio con avances en torno al 25%, a pesar de la incertidumbre política por la independencia de Cataluña. Las dos entidades catalanas se enfrentan a la segunda presentación de resultados tras trasladar su sede en un contexto muy diferente.

Banco Sabadell y CaixaBankpublicarán sus cuentas el 2 de febrero. Según las previsiones de Reuters, Sabadell habría incrementado sus beneficios en 2017 casi un 16%, hasta 823 millones, con lo que superaría los objetivos de la entidad (800 millones), mientras que beneficio de CaixaBank se habría elevado hasta los 1.825 millones.

En los nueve primeros meses del pasado ejercicio, Banco Sabadell alcanzó un beneficio neto de 653,8 millones de euros, lo que supone un 1,1% más que en el mismo período de 2016, un incremento que alcanza el 4,2% si se tiene en cuenta la variación a tipo constante.

Por su parte, CaixaBank obtuvo en el mismo periodo un beneficio de 1.488 millones de euros, un 53,4% más que en los nueve primeros meses de 2016, lo que supone el mejor resultado de la historia del grupo en los tres primeros trimestres, gracias a la integración del banco portugués BPI. Durante la presentación de sus resultados, la entidad que preside Jordi Gual informó que entre julio y septiembre consiguió su mayor beneficio trimestral, con 649 millones entre julio y septiembre, un 48,7% más que en los tres meses anteriores.

 

 

Estos resultados fueron los primeros que presentaron los bancos tras los traslados de su sede a Alicante, en el caso de Sabadell, y a Valencia, en el caso de CaixaBank, durante los primeros días del mes de octubre, tras la celebración del referéndum independentista de Cataluña del 1-O y el desplome de sus acciones.

En el caso de Sabadell, durante las tres primeras sesiones del pasado octubre, entre el lunes 2 y el miércoles 4, la caída fue superior al 37%. En el mismo periodo, el descenso de CaixaBank fue superior al 34%. Las dos entidades consiguieron mitigar las caídas en bolsa con el traslado de sede.

A pesar de los vaivenes de los últimos meses del año, Banco Sabadell cerró 2017 con una subida del 25,17%. La revalorización de CaixaBank fue del 23,85%, en ambos casos entre las diez mayores subidas del Ibex 35 en el pasado año.

En lo que va de 2018 el avance de Sabadell es del 13%, liderando las ganancias del selectivo español. La tercera mayor subida, por detrás del banco presidido por Josep Oliu y de Siemens Gamesa, es la de CaixaBank, del 10%.

Julián Pascual, prresidente de Buy&Hold, explica que recientemente han salido datos de la patronal bancaria sobre los movimientos de depósitos en los bancos españoles en el último trimestre del año. "Contrariamente a lo que cabría esperar el impacto de la retirada de depósitos en Sabadell y La Caixa ha sido muy limitado a pesar de la crisis catalana" indica.

Esto, señala, se une a que los fundamentales de la banca española son positivos puesto que el entorno macro es favorable y se está produciendo una clara recuperación del sector inmobiliario con el consiguiente alivio para el balance de las entidades bancarias. "En el caso de Sabadell que es un banco con un significativo descuento sobre la valoración contable y que todavía tiene en su balance un peso notable de activos inmobiliarios heredados de su compra de la CAM, todos estos vientos a favor están empujando las velas de la cotización de su acción", afirma Pascual.

Los indicadores técnicos de Sabadell, dan a la entidad una puntuación de 6 sobre 10 y considera que se encuentra en fase de consolidación con una tendencia alcista en el medio plazo pero bajista en el largo. En ambos periodos la volatilidad es decreciente.

En la misma situación se encuentra CaixaBank, según sus indicadores técnicos, con una puntuación de 6 y en fase de consolidación.

Las subidas registradas dejan a los dos bancos catalanes sin recorrido. Los analistas de Reuters recomiendan mantener las acciones de Bankinter, con un precio de 1,79 euros por acción, lo que supone un potencial de descenso del 5,8%. De las 25 casas de análisis que cubren a la compañía, once aconsejan mantener; nueve, comprar, y cinco, vender.

Por su parte CaixaBank cotiza en niveles de su precio objetivo, de 4,37 euros por acción, con una recomendación también de mantener. De los 27 brokers que siguen a la entidad, 13 aconsejan comprar; nueve, mantener, y cinco, vender.

Según los datos de Factsec recogidos por Infobolsa, la rentabilidad por dividendo de Banco Sabadell es en 2018 del 3,76%, por debajo de la de Caixabank, del 4,38%.

En cuanto al PER, el de Banco Sabadell alcanza las 11,63 veces, ligeramente por debajo del de CaixaBank, 11,75 veces. Los dos bancos, con un ROE de 0,07 y del 0,08 respectivamente, cotizan levemente por debajo de su valor contable. El valor en libros de Banco Sabadel es de 0,77x y el de CaixaBank, de 0,99x.

Análisis técnico de Banco Sabadell y CaixaBank

El analista José Antonio González explica que” Banco Sabadell reactiva su impulso alcista tras dibujar un movimiento throwback al ahora soporte de los 1,826, movimiento que permite resolver al alza los anteriores máximos anuales y actualizar objetivos al alza hasta los 1,937, objetivo que si se alcanza debería permitir un descanso en las filas compradoras antes la sobrecompra acumulada en el oscilador MACD”.

Asimismo, añade que “en un entorno alcista en el largo plazo y ante un próximo cruce al alza de sus medias móviles de largo plazo, el precio se posiciona como una alternativa muy atractiva para la extensión en tiempo y forma de la estructura creciente una vez se normalice la sobrecompra citada”.

 

 

Respecto a CaixaBank, González señala que la entidad “se encuentra en pleno ataque al área de resistencia significativa comprendida en torno a los 4,429 / 4,387, cumpliendo de esta manera el objetivo al alza tras superar el proceso lateral de los 4,096 / 3,873”.

Y afirma que “gracias a este movimiento, las medias móviles se encuentran a un paso de cruzarse al alza, por lo que en un activo con una tendencia alcista de largo plazo y reducida volatilidad, las compras presentan su candidatura a superar las resistencias citadas permitiendo al activo bajo estudio a entrar en terreno de subida libre”.