Ryanair anunció hoy que reducirá su capacidad y sus frecuencias semanales en el aeropuerto de Londres-Stansted durante el próximo invierno para ahorrar costes en impuestos, informó la compañía.  La 'low cost' operará desde octubre de 2009 y marzo de 2010 con 24 aviones en Stansted, un 40% menos de su capacidad, y recortará sus vuelos semanales un 30%.        
"La reducción de capacidad y frecuencias de Ryanair en Stansted son muestra de cómo el impuesto sobre los turistas y los cargos de los aeropuertos están dañando al turismo londinense y del Reino Unido", explicó el presidente de Ryanair, Michael O'Leary.