Ryanair culpó hoy al Gobierno de Irlanda de la caída de visitantes extranjeros, un 15% menos en agosto, debido a las tasas "suicidas" de diez euros que aplica en el aeropuerto de Dublín, y le volvió a pedir una rebaja para "evitar" una nueva pérdida de más de 360.000 pasajeros. Así, la 'low cost' instó al Ejecutivo irlandés a "seguir el ejemplo" de Bélgica, Grecia y España, países que redujeron sus tasas para impulsar la llegada de turistas, según preció la aerolínea en una nota.