La petrolera hispano-argentina Repsol YPF obtuvo un beneficio neto de 1.212 millones de euros en el primer trimestre del año, un 36,5% más que en el mismo periodo de 2007, debido al incremento del precio de su cesta de crudos y a la buena marcha del negocio de gas natural licuado. El resultado bruto de explotación (EBITDA) del grupo creció el 18,9%, hasta alcanzar los 2.422 millones, mientras que el resultado operativo (antes de cargas financieras) ascendió a 1.606 millones, el 14,1% más. Repsol ha situado su deuda en su nivel histórico más bajo, en los 2.357 millones de euros.
La petrolera hispano-argentina Repsol YPF obtuvo un beneficio neto de 1.212 millones de euros en el primer trimestre del año, un 36,5% más que en 2007, debido al incremento del precio de su cesta de crudos y a la buena marcha de la filial argentina YPF. El resultado bruto de explotación (EBITDA) del grupo creció el 18,9%, hasta alcanzar los 2.422 millones, mientras que el resultado operativo (antes de cargas financieras) ascendió a 1.606 millones, el 14,1% más, comunicó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El incremento del precio del petróleo de los últimos meses ha sido decisivo en la marcha del negocio de Exploración y Producción (upstream) que logró un beneficio operativo de 576 millones de euros, el 25,5% más, a pesar de la depreciación del euro respecto al dólar y a la disminución de la producción. En los tres primeros meses del año el dólar cayó un 14% respecto a la divisa europea, lo que se traduce en 82 millones menos en el resultado neto, y la producción de hidrocarburos descendió un 3,7%, una vez descontado el efecto del cambio de contratos en Bolivia, Venezuela y Dubai. Si la compañía presentara sus cuentas en dólares el beneficio neto del grupo crecería un 62%. YPF registró un resultado operativo de 365 millones, un 11,3% más, por el incremento de los precios de venta del gas en Argentina y la mejora de los negocios integrados de upstream y comercialización y refino (downstrem). La venta del 14,5% de YPF al Grupo Petersen, formalizada en febrero pasado, ha mejorado la situación financiera del grupo y ha contribuido a situar la deuda neta de la petrolera al cierre del trimestre en 2.357 millones, el nivel más bajo de su historia. El resultado operativo del área de GNL creció el 18,5%, hasta los 32 millones, por la mejora de la gestión de la flota de buques, el aumento de las ventas al sistema gasista y la actividad de generación de electricidad. Su participada Gas Natural le reportó un beneficio operativo de 157 millones, un 5,4% más. Menos positiva fue la evolución del negocio de Donwstream, que acusó el descenso de los márgenes internacionales de refino y química. El resultado operativo del área fue de 482 millones, un 6,4% inferior al obtenido en 2007. Las ventas de productos petrolíferos se mantuvieron en 11 millones de toneladas y las de los petroquímicos aumentaron el 3,9%. Entre enero y marzo pasados Repsol YPF invirtió 689 millones de euros (315 millones en donwstream, 242 en upstream, 78 en GNL y 54 en Gas Natural). La petrolera adoptó desde principios de 2008 una nueva estructura organizativa que marcará su estrategia e inversión en el futuro y divide sus actividades en tres negocios integrados (upstream, donwstream y GNL) y dos participaciones estratégicas (Gas Natural e YPF).