El presidente de la petrolera hispano-argentina Repsol YPF, Antonio Brufau, considera que los retrasos en los plazos del proyecto argelino Gassi Touil no son un motivo suficiente para rescindir el contrato y recordó que las demoras se dan en todos los grandes proyectos energéticos del mundo. Brufau recuerda que la propia Sonatrach acumula demoras en la ejecución de un proyecto en Skidda(Argelia)
El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufao no cree que "un retraso en los plazos de un proyecto a 30 años y con proveedores sugeridos por Sonatrach sea una motivación suficiente". En este sentido, Brufau recorda que la propia empresa estatal Sonatrach acumula demoras en la ejecución de la planta de licuefacción de gas natural que desarrolla en Skidda (Argelia), un proyecto muy parecido al Gassi Touil. La proliferación de proyectos gasistas por todo el mundo ha creado dificultades en el suministro de equipos y materiales a las empresas de ingeniería y los proveedores, lo que se ha causado retrasos sobre los planes inicialmente previstos. Brufau afirmó que ha contado "en todo momento" con el apoyo de los ministerios de Asuntos Exteriores e Industria, aunque insistió en que se trata de "un conflicto entre empresas" y recordó que tanto Repsol YPF como Gas Natural reclamarán indemnizaciones por la "ruptura unilateral" del contrato. El presidente de la petrolera mostró su confianza en que este asunto no afecte a "las buenas relaciones en materia de energía" que han tenido siempre Argelia y España. El 17 de noviembre del 2004, Repsol y Gas Natural se adjudicaron un proyecto para explorar, producir y comercializar gas natural licuado (GNL) en la zona de Gassi Touil, en el este de Argelia. El pasado lunes, Sonatrach rescindió el contrato con las compañías españolas. Ayer la empresa estatal argelina dijo que Repsol YPF y Gas Natural habían incumplido sus obligaciones contractuales, lo que causó retrasos en el proyecto e incrementos de sus costes.