El consejo de administración de la petrolera hispano-argentina en la junta de accionistas que celebra mañana en Madrid propondrá el reparto de un dividendo bruto total de 0,72 euros por acción a cargo de las cuentas de 2006, que responde a las previsiones del plan estratégico de la compañía y que representa un incremento del 20% con respecto al del año anterior.
El dividendo bruto complementario con cargo al ejercicio 2006 ascenderá a 0,36 euros por acción, pagadero a partir del 5 de julio de este año. A parte del plan de reparto de dividendo, una de las propuestas más significativas de la junta en lo relativo al organigrama es la de retomar el esquema de dos vicepresidencias, una para Sacyr y otra para “La Caixa”, en una iniciativa con la que la compañía repite el modelo utilizado cuando la caja catalana y el BBVA eran los dos accionistas de referencia.