Si el grupo Petersen mantiene su 15% de participación en YPF, las cláusulas de la financiación bancaria dictan que Repsol debe mantener una mayoría del 51%, dice BNP Paribas. Eso permitiría a Repsol vender sólo un 35% de YPF, a menos que el grupo Petersen vendiera también su parte, un escenario improbable para BNP. También, la derrota en las recientes elecciones legislativas del partido de la presidenta argentina dificulta más la venta a una compañía participada por el Estado, dice el banco, que recomienda superior al mercado y fija el precio objetivo en 18 euros para Repsol.