Está así escrito según el acuerdo firmado en 2008. La petrolera española acordó en recomprar la parte de la familia Eskenazi -principal accionista de YPF en Argentina y propietaria del Grupo Petersen- en el momento en el que Repsol perdiera la participación mayoritaria. 

Según avanza la agencia Bloomberg, este mismo acuerdo incluye la obligación de Repsol de hacerse cargo de los préstamos contraídos por la familia en la compra de acciones de YPF, “bajo determinadas condiciones”, tal y como han declarado dos abogados próximos a la familia Eskenazi.