El Tesoro británico dijo el martes que consultará con la Unión Europea para decidir qué hacer tras la decisión de Islandia de vetar la ley para compensar a los depositantes británicos y holandeses por las pérdidas de 5.500 millones de dólares derivadas de la quiebra del popular banco por Internet Icesave.  Los comentarios se han realizado después que el presidente islandés, Olafur Ragnar Grimsson, presionado por la creciente oposición popular a la devolución de la deuda en Islandia, anunciara que no firmaría una ley que autoriza las devoluciones.