El responsable del Tesoro británico, Alistair Darling, confirmó hoy que Reino Unido aplicará un impuesto extraordinario del 50% sobre las primas en el sector financiero que superen las 25.000 libras (27.700 euros) con el objetivo de que los bancos den prioridad al fortalecimiento de sus ratios de capital en lugar de a las retribuciones de sus altos ejecutivos. En la presentación parlamentaria del proyecto presupuestario del Gobierno, Darling confirmó que se aplicará un impuesto "extraordinario" a aquellas entidades que paguen a sus empleados primas superiores a las 25.000 libras, que deberá ser abonado por las compañías.