Reig Jofre es, a día de hoy, una de las empresas farmacéuticas más estables en el panorama nacional. Sus cifras de negocio, recorrido en bolsa y aumento de especialidades así lo demuestran. Pero si algo refleja su buen hacer es su esfuerzo en I+D+i, clave para seguir impulsando nuevos retos y aportar productos que sean una ventaja o una solución no cubierta para la salud global.

Reig Jofre, 90 años de crecimiento

En 1929 Ramón Reig Jofre fundó la empresa que lleva sus apellidos. Hoy, 90 años después, la compañía sigue siendo una empresa mayoritariamente familiar. Tal y como explica Ignasi Biosca, nieto del fundador y CEO de la farmacéutica, "la familia aún mantiene el 72% de las acciones de la compañía, por lo que el espíritu corporativo original se mantiene bastante intacto".

Sin embargo, a pesar de que su esencia es la misma, y puede presumir de un cierto legado icónico, al mismo tiempo desprende un halo de futuro esperanzador en el sector. "Somos una entidad altamente activa, que es agresiva en la búsqueda de nuevas oportunidades y ágil en la adaptación al momento. Tenemos grandes expectativas y ambiciones. Por eso, una vez salimos a Bolsa, nos aseguramos de armar un plan de inversión claro para crecer como empresa y obtener mejores rendimientos en los años venideros", recalca Ignasi Biosca.

Avances en resultados de especialidades, pero también en cifras financieras

Y lo han conseguido. Laboratorios Reig Jofre avanza posiciones en la industria farmacéutica nacional y también en sus resultados financieros. En los nueve primeros meses de este 2018, la farmacéutica catalana ha aumentado un 30% su beneficio neto, hasta los 4,2 millones de euros. Además, las ventas de la compañía crecieron un 12% hasta septiembre.

Hoy, Reig Jofre - que estructura su negocio en tres grandes áreas: tecnologías farmacéuticas (desarrollo y fabricación de antibióticos y productos farmacéuticos inyectables estériles y liofilizados), productos de especialidad (se basa en la I+D, fabricación y comercialización de medicamentos para dermatología, respiratorio y ginecología), y el área de autocuidado (segmento en el que destaca su línea de complementos nutricionales y consumer healthcare Forté Pharma) - es la quinta farmacéutica española por cifra de negocios cotizada en el Mercado Continuo español. Además, remitiéndonos a las cifras, hay que destacar que el 14% de las unidades de antibióticos que se consumen en España los producen ellos.

Con este mercado, el laboratorio, con sede en Barcelona, ha visto necesario aumentar la producción y, por este motivo, ha ampliado sus instalaciones en Toledo, ampliación que le permitirá aumentar la capacidad de fabricación de antibióticos penicilánicos inyectables de uso hospitalario en más del 33%. En paralelo, Reig Jofre ha iniciado un proyecto de inversión de 30 millones de euros en la planta barcelonesa de Sant Joan Despí, para aumentar la producción de inyectables estériles y liofilizados y fortalecer su presencia en el desarrollo de productos biotecnológicos para terceros. También posibilitará aumentar la capacidad, en torno a un 30% para 2020. 

ampliacion de laboratorios reig jofre

Recorrido bursátil, a la par

Dejando a un lado la internacionalización, los planes de Reig Jofre como empresa en los próximos cuatros años pasan por el crecimiento y consolidación de Forté Pharma como alternativa natural en el cuidado de la salud; finalizar el plan de inversiones iniciado y del cual ya se ha concluido la primer fase dedicada a la ampliación de la planta de Toledo; y concluir en 2021 la ampliación de la planta de Barcelona. Ignasi Biosca también habla de "mayores inversiones en productos, especialmente en aquellos que eventualmente pueden obtener licencias", ya que su principal reto es "ser capaces de aportar a la salud mundial un producto que sea una ventaja o una solución no cubierta".

En esta línea, el CEO de Reig Jofre asegura que “la investigación es clave y la única razón de ser de la industria farmacéutica. Se invierte mucho, pero los esfuerzos deberían incrementarse más porque hay muchas enfermedades que necesitan mayor arsenal terapéutico para tratarse con éxito”. 

En este escenario, las fórmulas de colaboración público-privada en materia de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) y la cooperación entre compañías farmacéuticas con intereses comunes serán claves para garantizar el desarrollo de las nuevas terapias. Además de esto, son muchos los que también reclaman que el marco legislativo apueste por un mayor refuerzo de la I+D+i farmacéutica nacional.

investigación I+D Reig Jofre

En este sentido, Ignasi Biosca, considera que “después de muchos años de centrar todos los esfuerzos en políticas de precios y costes”, ha llegado el momento de que la Administración española apueste por el desarrollo de una industria farmacéutica “sólida en el mercado interno, pero sobre todo en los mercados internacionales”.

Para Biosca, muchas medidas políticas a lo largo del tiempo han desincentivado la innovación incremental, que consiste en desarrollar fórmulas ya existentes con el objetivo de mejorar la terapéutica de los pacientes. Reig Jofre apuesta por ello y reivindica a la Administración que recompense este esfuerzo que se sitúa “a medio camino entre la innovación disruptiva y los genéricos”.

Cifras, retos y objetivos sobre la mesa de cara a un 2019 en el que, a buen seguro, Reig Jofre será un jugador clave en la industria farmacéutica de nuestro país.