Royal Bank of Scotland Group anunció el lunes nuevos recortes de 2.600 empleos en sus divisiones de seguros y banca minorista, en su intento por ajustar su tamaño después del enorme rescate que recibió del gobierno. Unos 2.000 puestos de trabajo de los que prescindirá RBS, controlado en un 83% por el Estado, son de su filial de seguros, que debe ser vendida para finales de 2013 a petición de la Unión Europea, y 600 son de la red minorista de la entidad, parte de la cual también está en venta.