El director gerente del FMI, Rodrigo Rato, dijo hoy que la capacidad de producción mundial de petróleo "es muy limitada", lo que ha hecho que el organismo revise al alza sus previsiones respecto al precio del crudo. El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que el valor de un barril genérico -una media de distintos crudos- se mantendrá en los 77 dólares este año y llegará a 79 dólares en 2008, según informó Rato.
"Hay probabilidades de que esos precios suban, no que bajen", añadió Rato en una rueda de prensa previa a la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que tendrá lugar del sábado al lunes. Hoy el barril de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se cotizaba por encima de 81 dólares, el de Brent por encima de 83 y el de Texas por encima de 88 dólares. En su intervención, el director gerente destacó que el alto valor del crudo es uno de los peligros que han aumentado tras las turbulencias financieras entre julio y septiembre. "Hasta ahora hemos visto poco impacto en la actividad mundial, pero ciertamente es un riesgo que se incrementa", dijo el director gerente. Rato señaló que la capacidad de bombeo adicional "es muy limitada". "La demanda sigue superando los suministros de países que no son de la OPEP", explicó Rato. La Agencia Internacional de la Energía prevé que la demanda crezca de media este año en 1,4 millones de barriles por día, mientras que el aumento de la producción de los países que no son miembros de la OPEP sólo alcanzaría 0,6 millones de barriles por día. "Estas condiciones ajustadas del mercado han sido el factor principal que explica las subidas recientes de los precios del petróleo ..., así como las preocupaciones geopolíticas y los transtornos en el suministro", dijo Rato. Hasta ahora, el alto precio del petróleo no ha frustrado la expansión económica mundial "porque está principalmente impulsado por la demanda" y porque la energía se usa de forma más eficiente que en la década de los 70, dijo Rato. No obstante, la subida del valor del barril de crudo tiene implicaciones en términos de inflación, especialmente en los mercados emergentes, donde ha aumentado la presión sobre los precios, en su opinión. Rato dijo que los consumidores deberían ser conscientes del alza del valor de la energía y recomendó eliminar los subsidios a la gasolina y otros carburantes, y usar ese dinero para programas sociales. "Hemos visto algunos movimientos positivos en ese sentido en Indonesia, pero esa lección debería ser seguida por otros países emergentes", afirmó.