El presidente del grupo automovilístico francés PSA, Christian Streiff, ha confirmado que pretende reducir en cerca de 8.000 el número de empleos en Europa occidental y ha señalado que apuesta por Brasil como un país de fuerte rentabilidad. En una entrevista que hoy publica el rotativo "La Tribune", Streiff asegura que en cada uno de los tres próximo ejercicios serán suprimidos entre 2.000 y 3.000 empleos, cifra que dependerá de los resultados comerciales y del nivel de competitividad.