El grupo automovilístico francés PSA Peugeot-Citroën confirmó hoy que llevará a cabo una reorganización de sus actividades de logística de piezas de recambios, que contempla el cierre de las instalaciones de Moissy Cramayel, cerca de París, con una plantilla de 398 empleados.
Los trabajadores afectados por el cierre de estas instalaciones recibirán ofertas de recolocación en otros centros de la corporación, principalmente en la región de París, donde la empresa emplea a más de 25.000 personas. También les ofrecerá la posibilidad de participar en el plan de bajas voluntarias.