El primer ministro italiano, Romano Prodi, aseguró hoy que "desde el punto de vista político no hay ningún problema" en la fusión de Abertis y Autostrade y destacó que este asunto no afecta a las relaciones bilaterales, ya que no es un problema entre España e Italia, sino "italo-italiano".
El primer ministro italiano, Romano Prodi, aseguró hoy que "desde el punto de vista político no hay ningún problema" en la fusión de Abertis y Autostrade y destacó que este asunto no afecta a las relaciones bilaterales, ya que no es un problema entre España e Italia, sino "italo-italiano". Prodi hizo estas declaraciones en conferencia de prensa en La Moncloa junto al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien consideró positivo cualquier "progreso" en las inversiones empresariales entre ambos países, en referencia también a la presencia en España de la eléctrica italiana Enel.