El tercer banco de Francia y uno de los principales de Europa se encuentra en una situación difícil tras anunciar que uno de sus empleados, un agente llamado Jerome Kerviel, había provocado pérdidas de 4.900 millones de euros (7.100 millones de dólares) a la entidad por realizar operaciones no autorizadas en los mercados, sin que ningún sistema de control lo detectara.A esta cantidad se suman 2.000 millones de euros de depreciaciones provocadas por la crisis de créditos inmobiliarios de riesgo en Estados Unidos (subprimes).'Cuando el barco se hunde, no se arroja al capitán por la borda', afirm Philippe Pruvost, uno de los administradores del banco.El miércoles Societe Generale anunció también que un comité especial de tres miembros 'independientes', entre los cuales no figura Bouton, administrar la crisis provocada por las millonarias pérdidas. El grupo estar dirigido por el ex presidente de PSA Peugeot Citron, Jean-Martin Folz.Ante la sede del banco en París, varios centenares de empleados se concentraron el miércoles para apoyar moralmente a Bouton.Portavoces sindicales también dejaron claro que se oponían a la salida del presidente. 'No queremos que Daniel Bouton se vaya. Esto significara que alguien llegara del exterior para liquidar la empresa', declaró el delegado del sindicato CGT, Michel Marchet.La hipótesis de que Societe Generale se una con el primer banco de Francia, BNP Paribas, para evitar una Oferta Pública de Adquisición (OPA) hostil de un banco extranjero cobra fuerza cada da, pese a que esta fusión fue algo que Bouton quiso impedir en los últimos años.En la bolsa de París, la acción de Societe Generale reaccionó positivamente ante estos rumores de unión con BNP Paribas y pierda sólo un 0,83% el miércoles por la tarde.Cualquier transformación en el capital de Societe Generale debe hacerse 'en el interés de la industria bancaria francesa', declaró el portavoz del gobierno, Laurent Wauquiez.Sin embargo, la Comisión europea record el miércoles a Francia que no debe interferir en una posible compra.'Se aplican las mismas reglas que en otras situaciones de compra. Los potenciales candidatos deben ser tratados de manera no discriminatoria', indicó el portavoz del comisario europeo de Mercado Interior, Charlie McCreevy.Por otra parte, una nueva denuncia fue presentada contra el banco francés, esta vez por parte de la Asociación de accionistas asalariados de Societe Generale, que desean estar informados del proceso y acusan a la entidad de falta de transparencia.El 'broker' que se encuentra en el corazón de este escándalo fue inculpado el lunes por la noche sobre todo por 'abuso de confianza', pero quedó en libertad. Durante los interrogatorios, Kerviel afirm que sus superiores estaban al corriente de sus operaciones y 'hacían la vista gorda', afirmaciones desmentidas por el abogado del banco.'Fue declarado culpable antes de poder explicarse, dijeron que estaba en fuga, ensuciaron su imagen y la de su familia', denunció la defensora del acusado, Elisabeth Meyer, declarando que su cliente haba sido 'linchado' públicamente.El agente llegó a invertir en los mercados de compra y venta un total de 50.000 millones de euros, una cifra que según muchos expertos no poda pasar desapercibida por sus jefes.