Los precios mayoristas en Estados Unidos aumentaron en febrero por segundo mes consecutivo, lo que redujo las preocupaciones de que la economía del país podría hacer frente a una espiral deflacionaria.  Sin embargo, el alza general fue inferior a la esperada por el mercado. Y, si se toman en consideración los descensos de los precios de los bienes intermedios y las materias primas por séptimo mes consecutivo, tampoco parece probable un repunte de la inflación.  Eso debería dar espacio de maniobra a la Reserva Federal para continuar utilizando una política monetaria expansionista para estabilizar los mercados financieros y reanimar la economía.  El índice de precios al productor para los bienes terminados ascendió un 0,1% en febrero sobre una base ajustada por factores estacionales, informó el martes el Departamento de Trabajo. En enero, el índice subió un 0,8%.