La mayoría republicana en la Cámara de Representantes de EEUU ha aprobado una asignación temporal de fondos que la mayoría demócrata en el Senado rechazará, lo que podría bloquear el Gobierno Federal.

Un cierre del Gobierno Federal conllevaría la paralización temporal de la Administración.

El período fiscal estadounidense concluye el 30 de septiembre, y dado que el Congreso no ha aprobado el presupuesto anual, se necesitan fondos que permitan las operaciones del Gobierno Federal al menos hasta mediados de noviembre, a la espera de una decisión permanente.

La queja de los demócratas era que la medida no proveía fondos para la ayuda a damnificados por desastres como el reciente huracán "Irene" y sí incluía recortes en algunos programas sociales.