El fabricante alemán de vehículos deportivos Porsche vendió en Norteamérica en mayo un 1,7% más que en el mismo mes de 2006, hasta 3.600 unidades. Porsche informó hoy de que sus ventas alcanzaron un máximo histórico en un mes de mayo en EEUU y Canadá por el incremento de las entregas de sus modelos 911 y Cayenne. El nuevo Cayenne, que se comenzó a vender en marzo, contabilizó en mayo unas ventas de 1.198 unidades, un 8,7% más que el mes anterior. Porsche vendió en mayo 1.320 vehículos de la serie 911, un 13,2% más que en el mismo mes de 2006, del que destacó el 911 Turbo, con 357 entregas. Los modelos Bosxter y Cayman registraron el mes pasado unas ventas de 1.082 vehículos, un 14,5% menos que en mayo del año anterior. Hacia las 15.00 horas GMT, las acciones de Porsche subían en la bolsa de Fráncfort un 2,34%, hasta 1.344,70 euros.