El índice PMI de gerentes de compra del sector servicios español se desplomó en julio hasta los 46,5 puntos desde los 50,2 registrados en junio.

Es la peor lectura desde diciembre de 2010, además, se coloca por debajo de los 50 enteros, lo que quiere decir que la actividad se está contrayendo.

El estudio evidencia que las empresas continuaron reestructurando sus plantillas de acuerdo con una menor demanda, dando lugar a otra caída del empleo.

"El último dato del PMI sugiere que la recuperación económica en España no ha logrado, hasta ahora, despegar", advierte Andrew Harker, economista de Markit y autor del informe.