Pirelli presenta el lunes ante la Administración el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a unos 400 trabajadores en Manresa (Barcelona), la totalidad plantilla que queda en las instalaciones después de que la compañía anunciara en febrero su intención de abandonar la producción de neumáticos en la planta, informaron a Europa Press fuentes sindicales. El comité de empresa ya advirtió de que buscará rebajar esta cifra de despidos a través de un plan de bajas voluntarias. Desde que la compañía hizo públicos sus planes hace cuatro meses, los sindicatos calculan que ha habido 180 salidas voluntarias de trabajadores de la factoría.