La compañía estatal brasileña planea invertir hasta 4,500 millones de dólares en investigación y desarrollo durante los próximos cinco años, centrándose especialmente en nuevas tecnologías que permitan la obtención de petróleo en aguas ultra-profundas.

El departamento de I+D de la compañía está trabajando con distintas universidades brasileñas para afrontar estos nuevos retos que permitirán la obtención de petróleo que se encuentra almacenado por debajo de la superficie marina tras una gruesa capa de sal.

Para Carlos Fraga, manager ejecutivo del departamento de investigación y desarrollo de Petrobras, "la perforación de dos kilómetros de sal no es ninguna tarea sencilla". "Requiere de una tecnología muy concreta. La estrategia consiste en establecer una de los mayores centros de I+D para gas y petróleo a nivel mundial".

Las innovaciones de Petrobras incluyen el desarrollo de materiales que puedan resistir la corrosión en situaciones de fuerte presión y de nuevos métodos para interpretar datos sísmicos. Todo ello con el fin de que Brasil pueda convertirse en un mayor exportador de crudo.