Tras los últimos acontecimientos es muy difícil hacer un pronóstico seguro sobre renta fija y bonos soberanos a corto plazo, porque todo lo que concierne a la deuda soberana es un tema complicado hoy en día.
La situación que ha lastrado Grecia supone un gran problema para la Eurozona y los mercados en general, pero no es el mayor. Italia tiene grandes cantidades de deuda y financiarla se ha convertido en algo insostenible. Como hemos podido ver, está habiendo mucho movimiento en la política italiana, sobre todo tras la dimisión de Silvio Berlusconi y los políticos y el BCE tienen mucho trabajo por delante para evitar que la situación de Italia siga siendo inestable.

Se trata de una apuesta binaria por que es muy probable que las cosas se normalicen para este país, ya que puede ofrecer beneficios muy atractivos, pero si la situación empeorase puede afectar a todos los tipos de deuda, tanto para los bonos del estado, los bancos y los bonos corporativos. Es por tanto difícil señalar activos refugio en Europa en este momento.

En relación a la deuda corporativa, los beneficios de las empresas afortunadamente son todavía bastante aceptables y esto lo convierte en una situación positiva. El negocio subyacente de las compañías no es un problema, los spreads se amplían en una situación normal, pero en renta fija todo está muy correlacionado. Si se diera el caso que las cosas empeorasen en deuda pública, está situación tendría un impacto sobre la deuda corporativa que no empeoraría mucho más.