Momento de máxima tensión en la situación de la Eurozona, donde comenzamos la semana con expectativas de rescate total para España y de salida del euro para Grecia.

Pocas alternativas vemos para frenar la desconfianza en la deuda española, con la prima marcando de nuevo máximos, a priori tan solo la poco probable intervención en el mercado secundario del BCE seria capaz de poner freno a la situación y ganar tiempo que puede ser clave para generar mejoras en la incertidumbre con las mediadas tomadas, insuficientes y mal enfocadas.

En cuanto a la situación en Grecia pasa por la evaluación que esta semana realiza la Troika, donde parece que se pondría en peligro el rescate, considerando una renegociación por parte de Grecia, que desde Alemania se niega, dejando abierta la salida del país heleno de la divisa común.

El Ibex no resiste una sesión en general negativa en Europa y se desploma ante el recrudecimiento de la tensión en el mercado de deuda.
Tras la aprobación por parte del Eurogrupo, la petición de ayuda por parte de la Comunidad Valenciana ha agudizado las caídas.

En Estados Unidos los resultados empresariales que habían sido aliados en las cotizaciones de los índices a los largo de la semana, pueden fallar esta semana y sumar a sus índices al sentimiento negativo. Esta semana el mercado seguirá pendiente del gran numero de resultados empresariales que ser publican.

No resulta descabellado pensar en que España se vea en la tesitura de pedir un segundo rescate sin todavía tener cerrada la cantidad exacta de la ayuda correspondiente al primero, que será fijada en septiembre...