Arranca la semana con negativo animo inversor por unas cifras poco convincentes de la situación en la economía de China y del anuncio de perdidas significativas en la cartera de crédito por parte de JP Morgan, siendo la mayor fuente de incertidumbre para los mercados el flujo de información sobre la situación de la Eurozona, donde los inversores reaccionan con nerviosismo y provocan la continuidad de las caídas en el Euro, actualmente cotizando en mínimos de tres meses y medio, lo cierto es que se empieza a poner encima de la mesa una salida controlada de Grecia de la Eurozona con un modelo de cohabitación temporal del Euro y el Nuevo Dragma; los alemanes empiezan a decir que tienen margen para asumir más inflación e implícitamente se abre la puerta a nuevas acciones por parte del BCE; y siendo conscientes de que Hollande en la campaña no ha puesto nunca en duda el proyecto europeísta (y que por lo tanto tendrá que buscar un equilibrio entre austeridad y crecimiento). Todo ello nos anima a pensar que a pesar de que tanta gente está tan negativa al respecto, empieza a ser momento de apostar por Europa, cuyos mercados se encuentran en situación de formación de suelo. Esta semana las referencias macro son abundantes en la Eurozona, destacando el dato de producción industrial, IPC y PIB del primer trimestre.

Entre las compañías europeas que publican resultados esta semana destacan Vivendi, Allianz, Intesa, Merck, Thyssenkrupp, Bouyges, Banco Popolare, Banco Espirito Santo, EADS, Antofagasta y National Grid.

En Estados Unidos, con la temporada de resultados entrando en su recta final y perdiendo interés en favor de otros indicadores, podemos recopilar que hasta la fecha de las 453 empresas del S&P 500 que han publicado sus resultados del primer trimestre, el 66,2% lo ha hecho por encima de lo esperado, cifra inferior al 80% con el que comenzó esta temporada de resultados y muy por debajo de la media de los últimos cuatro trimestres (68%). Estos días serán compañías del sector consumo las que acaparen la atención sobre sus resultados, con nombres como Wal-Mart, Home Depot, Staples y Sears. El capítulo macro en Estados Unidos también es amplio estos días: IPC, ventas minoristas, inventarios empresariales, datos de vivienda, PIB trimestral, peticiones de desempleo... También se publican las actas de la última reunión de la FED.

En Estados Unidos podemos estar además viendo el efecto de su exposición a Europa, que no se limita a los flujos financieros y bancarios, siendo que también se extiende al importante el flujo comercial entre las dos zonas. Con un 16% de peso sobre el total, la Eurozona es el segundo mercado de exportación para Estados Unidos, por detrás de Canadá (22%) y por delante de México (14,7%) y China (8,3%). A medida que la situación económica y financiera en Europa no mejora, podemos preguntarnos si a su vez esto no supone un riesgo para la recuperación en Estados Unidos, ya que en los últimos años las exportaciones de bienes y servicios han contribuido en un 35% al crecimiento del PIB estadounidense.

También estaremos atentos a JPMorgan y Morgan Stanley, que celebran esta semana sus respectivas juntas generales, especialmente agitada en el caso de JP Morgan tras la pérdida de 2.000 millones de dólares en trading, algo que ha añadido cierta incertidumbre al mercado. También del otro lado del Atlántico, tras el road show, el jueves conoceremos el precio final de salida a bolsa de Facebook, que estará entre los 28 y los 35 dólares, valorando la compañía entre los 77.000 y los 96.000 millones de dólares, en lo que será la mayor oferta salida a bolsa en la historia de Silicon Valley. Si todo va según lo previsto, el viernes Facebook estará cotizando en el Nasdaq.