El operador de telefonía Orange ha presentado una demanda ante la Comisión helvética de la Competencia contra su competidora Swisscom, a quién denuncia por establecer precios exorbitantes en la contratación de su red de servicio. La multinacional francesa ha denunciado, mediante un comunicado de prensa, que Swisscom, compañía líder y propietaria de las redes telefónicas de Suiza, está monopolizando el mercado y bloquea "la verdadera liberalización" de la tasa de terminación de llamadas. Esta designa los costos que un operador de telefonía móvil factura a otro por el encaminamiento de una llamada en su red.