Un grupo de antiguos acreedores y actuales accionistas mayoritarios de Metrovacesa han lanzado una opa de exclusión sobre la inmobiliaria, según adelantó Reuters y ha sido confirmado posteriormente por la compañía en un hecho relevante a la CNMV.

Según el citado comunicado, la oferta se formulará como compraventa consistiendo en dinero la totalidad de la contraprestación, que será satisfecha al contado en el momento de liquidarse la operación.

El precio de la oferta se ha fijado en la cantidad de 2,28 euros por acción de Metrovacesa (del que se deducirá, en su caso, el importe bruto de cualquier dividendo o cualquier otro tipo de retribución a los accionistas o cualquier otra distribución de cualquier otro concepto asimilable a los anteriores que la Sociedad pague desde hoy hasta la fecha de publicación del resultado de la Oferta -dicha fecha incluida- previa obtención, cuando proceda, de la autorización de la CNMV).

El regulador bursátil ha decidido suspender de cotización los títulos de la inmobiliaria antes del cierre de la sesión, según ha comunicado en un hecho relevante.

La suspensión de Metrovacesa se decidió por "concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones" sobre los títulos de la inmobiliaria. El regulador bursátil no ha dado más información. Las acciones de la inmobiliaria subían un 15,28%, hasta 0,83 euros, en el momento de la suspensión.



Situación accionarial de la compañía
Alrededor del 95% del capital de Metrovacesa está controlado por diversos bancos después de llegar hace cuatro años a un acuerdo de dación en pago de acciones a cambio de deuda con los antiguos propietarios de la compañía, la familia Sanahuja.

El grupo Santander posee un 34,8% de las acciones, la nacionalizada Bankia tiene el 19%, BBVA controla un 17,3%, Sabadell tiene el 12,35% del capital y Popular ostenta el 12%.

Con el free float (capital que cotiza libremente en bolsa) reducido al 5%, Metrovacesa se ha convertido en uno de los ejemplos emblemáticos del estallido de la burbuja inmobiliaria en España. Sus títulos llegaron a cambiarse en bolsa a más de 54 euros por acción en 2006 poco antes del inicio de la crisis, 65 veces más de lo que cuestan actualmente.