El operador de cable ONO cerró el primer trimestre del ejercicio fiscal con un beneficio neto de 8 millones de euros, que se compara con los 'números rojos' de 13 millones de euros registrados en el mismo periodo de 2007, según ha informado hoy la compañía. Los ingresos del operador ascendieron a 400 millones de euros, en línea con el dato del año anterior, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 164 millones de euros, un 10,6% más, con un margen de Ebitda del 40,9%.