El candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, propuso hoy un nuevo programa de préstamos para pequeños negocios, ya que entiende que estas ayudas ayudarían a contener la creciente pérdidas de empleo y evitaría un empeoramiento de la actual crisis financiera. Durante un acto de campaña en la localidad de Chillicothe, en Ohio, el senador por Illinois sugirió una iniciativa similar a la ya adoptada después de los ataques terroristas del 11-S. Según detalló, este programa se ofrecería a través de la Administración de Pequeños Negocios y "es uno de los muchos pasos que se pueden y deberían seguir para ayudar a detener la destrucción de empleos e invertir la tendencia de la economía". Asimismo, Obama instó a tomar pasos coordinados e implantar cuanto antes el plan de rescate propuesto por la Administración norteamericana y que supondrá un desembolso de 700.000 millones de dólares. "Necesitamos acciones ya", reclamó, dirigiéndose también a los ministros de Economía del G-7 para pedirles medidas con las que "restaurar la confianza y sostener los mercados".