El fabricante finlandés de teléfonos móviles Nokia obtuvo un beneficio atribuido de 349 millones de euros en los tres primeros meses del año, lo que supone prácticamente triplicar sus resultados del mismo periodo de 2009, informó la multinacional, que, sin embargo, sufre un duro castigo en la Bolsa de Helsinki, donde sus acciones pierden más de un 13%. La cifra de negocio de la compañía con sede en Espoo alcanzó los 9.522 millones de euros, un 2,6% por encima del primer trimestre de 2009, con un incremento del 43% de la facturación en la unidad de navegadores Navteq y del 8% en la división de telefonía móvil, mientras que la unidad de redes facturó un 9% menos.