Se esperaba todo lo contrario, de hecho, era para muchos el motivo que podría llevar al verde al mercado americano, pero finalmente no ha sido así y el dato sobre el gasto de los consumidores estadounidenses cede frente a las previsiones de crecimiento por parte de los analistas.

El gasto de los consumidores estadounidenses fue peor de lo esperado en junio, al registrar un descenso del 0,2%, desde la del 0,1% del mes anterior -dato revisado al alza-, según ha informado el Departamento de Comercio. Se trata de la primera caída en cerca de dos años.

El dato ha sorprendido al mercado, que de media esperaba que repuntase un 0,1%, y se ha producido a pesar del incremento de los ingresos personales, que se incrementaron el 0,1%, una décima por debajo de tasa de mayo