Los accionistas del grupo franco-belga Suez están convocados esta mañana a una asamblea general extraordinaria para votar su fusión con la estatal Gaz de France (GDF), que, a su vez, hará lo mismo esta tarde. Algunos de los grandes accionistas de Suez, en particular el grupo Bruxelles Lambert, CDC, Areva y CNP, han avanzado públicamente su posición a favor de la fusión con GDF que creará uno de los pesos pesados del sector con una capitalización bursátil que sumada representa unos 90.000 millones de euros. No hay ninguna duda sobre la votación en GDF, dado que el Estado francés es accionista mayoritario y el Gobierno ha reafirmado su apoyo a esta operación de concentración que, de hecho, fue anunciada en febrero de 2006 por el entonces primer ministro Dominique de Villepin.
Ese sorprendente anuncio fue una respuesta a las intenciones que tenía en ese momento el italiano Enel de lanzar una oferta para absorber Suez, y el esquema puesto en pie consistió en una fusión entre iguales. Suez indicó ayer que con la unión los accionistas del nuevo conjunto recibirán un dividendo excepcional de 0,8 euros por acción. Si no hay sorpresas, la nueva compañía fusionada empezará a cotizar en la Bolsa de París como tal a partir del próximo día 22.