Morgan Stanley aconseja sobreponderar las acciones de Iberdrola. La eléctrica, que persigue reducir su deuda para final de año hasta los 25.000 millones de euros, pierde el 19% de su valor en bolsa en 2009.