Moody's Investors Service puso hoy en revisión para una posible rebaja el 'rating' 'A2' de la deuda del grupo Aguas de Barcelona (Agbar), así como las calificaciones de la deuda subordinada de su filial financiera Agbar International, tras el acuerdo entre Criteria y Suez Environnement que permitirá al grupo francés elevar hasta el 75% su participación en la sociedad, informó la agencia de calificación.


En concreto, Moody's indicó que esta decisión refleja "la incertidumbre" con respecto a la estructura de capital en la compañía tras el cambio en su accionariado y en su dirección estratégica en el futuro.

Criteria y Suez anunciaron ayer un acuerdo que incluye una oferta que será lanzada por Agbar sobre su propio capital flotante por 299 millones, la compra por parte del grupo francés a Criteria de una participación valorada en 871 millones que le permitirá alcanzar el 75% de la empresa catalana y la venta por esta sociedad al 'holding' de participadas de 'La Caixa' de su participación en Adeslas por 687 millones.

La agencia de calificación subrayó que aunque no espera "un cambio material" en la estrategia de Agbar, ya que Suez Environnment y Criteria CaixaCorp ya tenían el control a través de la sociedad Hisusa, no está claro si el aumento de participación del grupo francés puede afectar al perfil financiero de la compañía.

Moody's, que señaló que tendrá que considerar el impacto que tendrá la operación en el perfil de riesgo financiero de Agbar a medio plazo, indicó que la venta de Adeslas será "positiva" para Agbar desde una perspectiva de riesgo de negocio, ya que le permite centrarse en una actividad de menos riesgo como la del agua.

La agencia de calificación crediticia Standard and Poor's (S&P) también situó ayer en vigilancia con perspectiva 'negativa' los 'rating' 'A' (nota media dentro de la calidad buena) a largo plazo y 'A-1' (calidad superior) a corto plazo de Agbar tras el acuerdo entre Criteria y Suez Environnement.

Además, Moody's situó hoy en revisión con perspectiva 'negativa' el 'rating' 'A3' de la francesa Suez Environnment, al considerar que la operación es positiva en lo que respecta a la estrategia y riesgo de negocio, pero que tendrá un impacto neto en la deuda de la compañía de 1.200 millones de euros que reducirá su flexibilidad financiera.